La estabilización del corcho es el paso de tiempo que nuestra materia prima necesita estar en reposo para madurar y mejorar sus cualidades innatas. Nosotros aseguramos que este proceso se lleve a cabo de forma idónea, alargándolo entre 10 i 12 meses, estibando el corcho en nuestra área de reposo especialmente diseñada para que se mantenga bien ventilado y en condiciones óptimas. El resultado, es un corcho que opta a su proceso de transformación en pleno rendimiento y preparado para dar sus mejores réditos.