En la última fase de nuestro proceso, la entrega a su destinación final, ponemos especial dedicación. La expedición de todos nuestros tapones de corcho se hace con mucha atención, para que durante su transporte estén bien protegidos y aislados. En este sentido, siempre se utilizan sacas nuevas y palets debidamente retractilados. Se acaba aquí nuestra misión y empieza el proceso donde nuestro corcho cubrirá las necesidades más variadas del heterogéneo mercado del vino, que tiene en el tapón, uno de los ejes de su calidad.